¡Nace Catatortillas! Las busco. Las cato. Te lo cuento

Me encanta la tortilla. Me flipa, me enloquece, ¡la adoro! Por eso cuando encuentro un pincho de tortilla que está realmente bueno se me alegra el día. Pero cuando caigo en la trampa de un pseudopincho… ¡me pongo de muuuuyy mala leche! Así que para hacer que vuestro día sea más feliz degustando los mejores pinchos de tortilla, y evitaros el mal trago que supone un ladrillo seco y precocinado yo las busco, las cato, y os lo cuento.

Desde “no hay huevos” a “5 huevos” tendréis un mapa de los sitios que hay que visitar, y de los que hay que huir. Además del sabor, la textura, su puntito de sal, y lo rico ¡ay mama! que esté el pincho (y si toca malo pues malo, ya me sacrifico yo por vosotros) os diré el precio y el tamaño del pincho, que comer mucho y gastar poco siempre es un best seller.

Si os gustan las cosas diferentes pasaos por la sección Tortilánea, que aunque los suyo es que una tortilla lleve su patata y su cosa hay que estar abiertos a lo que venga. Pero vamos, que patatas y huevos va a haber.

Y nada más. Id haciendo hueco que el camino es largo, y un pincho siempre conduce al siguiente.

 

tortilla abuela

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *